Olores causados por un bar con licencia municipal

La cuestión estriba en dilucidar si tal inmisión de olores debe ser o no soportada por los copropietarios.

Aunque en nuestro ordenamiento no existe una normativa moderna y especifica al respecto, si hay normas generales y que condensan principios que permiten una solución adecuada en estos casos; así, el  art. 590  CC establece una verdadera limitación al derecho de propiedad al prohibir, entre otras cosas, construir hornos o chimeneas sin guardar las distancias reglamentariamente establecidas o hacer las obras de resguardo necesarias dispuestas en los reglamentos, y a falta de estos las que se determinen como necesarias para evitar todo daño a los colindantes; el  art. 1908  CC hace responsable al propietario de los daños causados por los humos excesivos que sean nocivos; el  art. 7  LPH impide a cualquier propietario hacer modificaciones en su vivienda o local o en sus instalaciones que, entre otros resultados, perjudiquen los derechos de otros propietarios; a lo que se añade el párrafo segundo del mismo precepto relativo a la prohibición de actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas e ilícitas; y el  art. 7  CC proscribe todo abuso del derecho, también del de propiedad, o uso antisocial del mismo.

De todo este conjunto normativo se desprende que aunque las relaciones de vecindad imponen un cierto deber de tolerancia respecto de las molestias que inevitablemente produce la convivencia, también imponen como limite natural a la conducta de los vecinos el carácter excesivo e intolerable de dichas actividades molestas.

La Administración puede definir directa o indirectamente un nivel de tolerancia a través precisamente de las ordenanzas y demás normas reglamentarias, pero ni ello excluye necesariamente que los tribunales civiles no puedan apreciar como intolerable determinadas inmisiones por su entidad o reiteración demostradas, ni la obtención de las pertinentes licencias y autorizaciones administrativas acredita sin mas la licitud de la inmisión desde el punto de vista del derecho civil, pues es doctrina legal reiterada que el cumplimiento de las normas administrativas no impide afirmar la responsabilidad por daños cuando se han producido estos.

Lo anterior supone que lo decisivo del debate no es tanto si la demandada obtuviera o no licencia administrativa que ampare la actividad de restaurante en cuyo ejercicio emite esos olores sino si las inmisiones derivadas de la misma causan o no perjuicios a los colindantes mas allá de lo tolerable e impuesto por las relaciones de vecindad, incluso aunque en el ejercicio de su actividad cumpla efectivamente la normativa administrativa.

Pues bien, con ser cierto que el titular del bar obtuvo en su momento la debida licencia administrativa para ejercer la actividad de restaurante en el local, en el año 2007 y tras tener solo licencia de bar, también lo es que con posterioridad ha introducido alteraciones en las instalaciones existentes inicialmente; razón por la que, con independencia de cual fuera el proyecto original, no es posible afirmar sin mas que las instalaciones actuales estén amparadas por dicha licencia; y por ello el hecho de que el perito no haya examinado la totalidad del expediente administrativo original de la licencia o el proyecto completo de las instalaciones originales no es decisivo, siendo por el contrario mucho mas relevante cuanto informa sobre el estado actual de las instalaciones y su funcionamiento.

Lo informado por el perito tras examinar las instalaciones es plenamente coherente con la realidad de la persistencia de olores molestos en el exterior del establecimiento, que obviamente no deberían producirse sin sus instalaciones de extracción de humos y ventilación fueran adecuadas y eficaces; así, sus explicaciones de porqué se producen esos olores son lógicas y ninguna prueba en contrario las desvirtúa, pues no es bastante la prueba de la correcta obtención de la licencia administrativa (Sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria de fecha 4 de julio de 2013).

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Humos y olores producidos por un bar

Hoy vamos a analizar la Sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante, de fecha 8 de octubre de 2013, en la que se condena al dueño de un bar a adoptar las medidas correctoras necesarias para eliminar las molestias por humos y olores causados a los vecinos del edificio. Los razonamientos de la Sentencia fueron los siguientes:

a) la realidad de las inmisiones y molestias originadas como consecuencia de un deficiente sistema de evacuación de humos del local, se pone de manifiesto con los documentos que se aportan con el escrito de demanda de los vecinos: se trata de un escrito presentado por la Comunidad de Propietarios al Ayuntamiento en el que se hace referencia a las Quejas por no tener un sistema de extracción de humos el bar, incumpliendo las condiciones mínimas de ventilación y seguridad, aludiendo el referido escrito, a que ya en el verano anterior se había presentado otro escrito con las mismas quejas.

Así, se acredita que las mismas quejas, y por idéntico motivo, son tratadas en la Junta Ordinaria de la Comunidad de Propietarios celebrada en fecha 4 de agosto de 2.008, en la que se adopta el acuerdo de ponerlo en conocimiento del Ayuntamiento y de conceder poderes al presidente de la Comunidad para el ejercicio de las acciones legales que pudieran corresponder a la Comunidad.

El documento  acredita el requerimiento practicado por la Comunidad de Propietarios al titular del bar, y se le concede el plazo de 20 días para que pudiera solucionar los problemas originados por la salida de humos directamente al patio de la Comunidad.

b) Por lo que respecta a los documentos que se presentan por la parte del dueño del bar, ninguna relevancia presentan respecto a las cuestiones que se dilucidan en las presentes actuaciones, salvo el documento aportado como número 7, consistente en copia del Acta de la Junta Ordinaria de la Comunidad de Propietarios ahora demandante, celebrada en fecha 7 de agosto de 2.009, en la que se pone de manifiesto la subsistencia del problema que representaba la evacuación de humos y olores del local en cuestión, adoptando el acuerdo de retirar la demanda “en el momento en el que se haya solucionado el problema por los tubos interiores del edificio sin que haya emisiones al patio y sin perjudicar a ningún propietario”.

c) En cuanto al expediente administrativo que mediante copia consta unido a las actuaciones, para la obtención de licencia medioambiental, para una actividad de bar-restaurante, debe resaltarse que no consta que en la actualidad se haya obtenido la correspondiente licencia, permaneciendo además las quejas y denuncias vecinales por la existencia de olores procedentes de dicho local, destacando los técnicos municipales, que las medidas adoptadas son totalmente ineficaces, ya que la emanación de olores es fácilmente perceptible, llegando a ser en la zona de patio comunitario severamente molestas, con su correspondiente filtración a las viviendas comunitarias, lo que de forma evidente, y a falta de una pericia realizada en las presentes actuaciones, acredita la realidad de las molestias que se ponen de manifiesto en el escrito de la demanda inicial de las presentes actuaciones.

c) En cuanto a la valoración de la prueba de interrogatorio de preguntas de las partes, por la Presidenta de la Comunidad de Propietarios se pone de manifiesto la existencia de los problemas que han venido generando los olores y demás inmisiones provocadas por la instalación en el local comercial donde se encuentra el bar, de una cocina, insistiendo que tales problemas se inician cuando se inicia la explotación del bar con cocina, ya que el resto de los bares existentes en el edificio no disponen de cocina.

d) Por su parte, el dueño del bar reconoce, como no puede ser de otra forma a la vista de la documentación aportada, que explota el bar con cocina, así como haber procedido a la instalación  del tubo de evacuación de humos que vierte sobre la terraza comunitaria, reconociendo además que el Ayuntamiento  ha llegado a cerrar el local en dos ocasiones, así como la presencia de un técnico del Ayuntamiento con la finalidad de examinar las instalaciones del bar.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)