Daños en aparatos eléctricos por subida de tensión

El propietario de los aparatos eléctricos reclamó a la compañía eléctrica el pago de los gastos de reparación de dichos aparatos que se averiaron como consecuencia de una subida de la tensión eléctrica.

La compañía eléctrica se opuso al pago del coste de repación de los aparatos eléctricos con apoyo en los siguientes motivos:

a) No se produjo una interrupción brusca de la energía eléctrica, sino un corte programado y anunciado oportunamente.

b) El corte finalizó a las 13:23:35 y, en cambio, según la versión del perjudicado, los daños se produjeron a las 16’30 horas.

c) Según el reclamante, los daños se produjeron cuando se conectó el interruptor general de la tienda, lo que supone que en el momento del corte todos los aparatos estaban enchufados y en funcionamiento, y se abrían dejado en el mismo estado durante el corte programado, lo que va contra la lógica.

d) Carece de explicación que en un comercio de venta de ropa hubiese un “Home Cinema”, uno de los elementos dañados.

e) El perito del reclamante manifestó que la sobretensión podía provenir de la propia instalación del asegurado y que no había comprobado por sí mismo los daños, limitándose a afirmar que había hablado con los encargados de los servicios técnicos de los electrodomésticos.

La Audiencia Provincial de las Islas Baleares, en su Sentencia de fecha 19 de septiembre de 2012, condena a la compañía eléctrica a pagar los gastos de reparación de los electrodomésticos con los siguientes argumentos:

a) El perito indicó que no podía haber causa distinta que la variación de la tensión eléctrica y descartó todas las demás posibilidades. Señaló que comprobó que los aparatos no funcionaban y después habló con el técnico del establecimiento en el que el asegurado había adquirido los aparatos. Precisó que descartó que el pico de tensión se pudiera haber producido por un defectuoso funcionamiento de la instalación del asegurado.

b) El corte fue programado, tal como se deduce no solo de las copias de periódicos con el correspondiente anuncio aportadas por la compañía eléctrica, sino de la declaración del reclamante que admitió que se le avisó personalmente. Pero de ello no se deriva que la compañía eléctrica haya de quedar exenta de responsabilidad por anomalías del suministro en el momento de su reanudación. El anuncio de que se va a producir un corte no es suficiente para entender que no pueda haber daños imputables a la compañía suministradora de electricidad.

c) En cuanto a la sucesión temporal de los hechos, el perjudicado, al declarar como testigo, ofreció una explicación que se considera suficiente: Aunque la interrupción del suministro finalizase sobre las 13’30 horas, fue al volver por la tarde a la tienda, a las 16:30, cuando, al accionar el interruptor general, se produjeron los daños en los aparatos electrodomésticos.

d) Con relación al aspirador, igualmente explicó el mismo testigo que no es que lo dejasen en marcha, sino que estaba conectado, siendo ésta la razón por la que se vio igualmente afectado por el pico de tensión en la red eléctrica.

d) No es exacto que el perjudicado tuviese un “Home Cinema”, en la tienda. Se trata de un aparato de video en el que, según explicó, se proyectan imágenes de ropa, lo que se adecua a la actividad del establecimiento.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

¿Cuánto se puede facturar si el contador de luz estaba averiado?

La compañía suministradora de luz emitió una factura por importe de 4.251,39.- euros, correspondiente al coste del suministro eléctrico prestado al abonado durante 2 meses.

El cliente se negó al pago porque en la fecha de facturación el contador de luz se encontraba averiado, por lo que es imposible conocer cual fue el consumo real, en cualquier caso muy inferior al reclamado por la compañía eléctrica.

El hecho de la avería del contador fue finalmente reconocido por la compañía eléctrica. Sin embargo el problema persistía respecto a qué cantidad de luz se podía facturar durante los meses en que el contador estuvo averiado.

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, en su Sentencia de fecha 18 de julio de 2012, declaró que no resulta de aplicación lo dispuesto en el artículo 87 del Real Decreo 1955/2000 de 1 de diciembre, previsto exclusivamente para los supuestos en que la empresa suministradora decida interrumpir el suministro, en los casos que expresamente prevé, como son que se haya realizado el enganche directo sin previo contrato, se establezcan derivaciones no contratadas, se manipulen los equipos de medida o control que evite su correcto funcionamiento o en caso de instalaciones peligrosas.

En el caso que nos ocupa, nos encontramos ante un funcionamiento incorrecto del contador, que no es imputable al consumidor, de manera que conforme dispone el artículo 96 del referido Real Decreto, lo procedente es proceder a efectuar una refacturación complementaria, y que más en concreto, para el caso de que hubiera facturado cantidades superiores a las debidas, establece que deben devolverse dichos importes
indebidamente facturados en las primera facturación siguiente.

El problema estriba en que no existe ningún elemento objetivo que permita determinar cuál fue el consumo real durante los dos meses en que el contador estuvo averiado y que no ha sido objeto de refacturación.

Ahora bien, como el consumidor no afirma que durante el periodo en el que estuvo averiado el contador no tuviera suministro eléctrico, hay que cobrarle algo para evitar el enriquecimiento injusto que significaría no pagar nada por la luz recibida, estimándose que lo adecuado es promediar los consumos similares del año anterior y posterior a dicho período de facturación y que da como resultado la suma de 904,83.- euros, único importe que corresponde abonar al cliente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Daños en aparatos eléctricos por un apagón de luz

La compañía eléctrica debe hacerse cargo de los gastos de reparación de los aparatos eléctricos averiados por un apagón de luz.

Después de haberse producido dos apagones, tres aparatos eléctricos aparecieron averiados y tuvieron que ser reparados, sin que la compañía eléctrica demostrara que los defectos fueran anteriores al apagón o que hubieran sido producidos por un caso de fuerza mayor, por ejemplo, una tormenta intensa.

No se ha demostrado la previsión del clima en dicha fecha, ya que la tormenta pudo ser prevista o anticipada. No se ha aportado un informe del Instituto Nacional de Meteorología que pueda acreditar que se trató de un ciclón, tornado u otro advenimiento desacostumbrado, por lo cual no se ha probado la existencia de fuerza mayor (Audiencia Provincial de las Islas Baleares de fecha 25 de julio de 2012).

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Corte del suministro de luz o gas. Es necesario avisar.

La interrupción del suministro no fue ajustada a Derecho por la simple razón de que la empresa distribuidora omitió en el previo requerimiento hacer constar la fecha concreta en que la efectuaría, o, mejor dicho, ejecutó la interrupción en una fecha que no había sido previamente comunicada a su cliente (Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 31 de mayo de 2012)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)