ALCOHOLEMIA

La alcoholemia: ¿Infracción administrativa o delito penal?


De todos es sabido el dicho “si bebes no conduzcas” pero lo cierto es que no siempre se cumple y cuando hemos tomado dos copas de más y cogemos el coche nos exponemos a los temidos controles.


Índice

    Si conducimos un nivel de alcohol superior a lo que permite la Ley se nos puede sancionar o con una infracción administrativa o puede ser que cometamos un delito penal:


    A) ¿Cuándo se da la vía administrativa?:



    • Si al consumir alcohol nos hacemos la prueba y superamos la tasa que permite la Ley de Seguridad Vial, es decir 0,50 mg/l en aire espirado, será sancionado con multa de hasta 1.000 euros y la retirada de hasta 6 puntos.

    • Si damos en la prueba un valor mg/l aire espirado, superior a 0,25 hasta 0,50 mg/l será sancionado con la multa de 500 euros y la retirada de 4 puntos.

    • Se impondrá una sanción de 1.000 euros en el supuesto de que el conductor ya hubiera sido sancionado el año inmediatamente anterior.

    ¿Qué basta para dar positivo? Es suficiente con: según la DGT, poniendo como ejemplo un hombre de 70 kg superaría la tasa de 0,3 g/l en sangre al ingerir una lata de cerveza, vaso y medio de vino o un vaso de whisky. En una mujer de unos 60 kilos de peso, las tasas se superarían con la mitad de las dosis estipuladas para los hombres.


    El conductor tiene derecho a solicitar la prueba dos veces con un intermedio de tiempo de al menos 10 minutos, y si no estuviese de acuerdo con los resultados obtenidos podrá solicitar un análisis de sangre, que en el caso de que dé positivo, los gastos correrán a su cargo.


    B) ¿Cuándo se da la vía penal?:

    Leer:   La declaración de los coimputados y los testigos de referencia

    Cuando un conductor ha ingerido alcohol o se aprecian síntomas, el Código Penal recoge este supuesto como tipo delictivo y el artículo 379 castiga al “que condujera un vehículo a motor o un ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”.


    En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0.60 mg/l o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1.2 gramos por litro.Por encima de dichos índices siempre se enfrentará el conductor que hubiese alcanzado esas tasas de alcohol a un procedimiento penal.


    A continuaciónlos Agentes pasaran las actuaciones al Juzgado y al conductor le citarán para un juicio rápido.


    El denunciado tiene derecho anombrar a un abogado para la celebración del juicio, y en caso de que no pueda o no conozca ninguno se le designará uno de oficio.


    ¿Cuál es el criterio seguido por las Audiencias Provinciales para considerar que hay delito? Con respecto a lo que se pueda entender por “conducir bajo la influencia”, las Audiencias Provinciales vienen aplicando que es conducción etílica y existe delito, cuando la tasa de alcoholemia supera los 1,5 gr/l en sangre, aunque con tasas entre 0,8 gr/l y 1,5 gr/l ya se produce la influencia del alcohol.


    Pero debemos destacar que para cometer el delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, drogas o sustancias psicotrópicas basta con rebasar la tasa establecida de 0.60 mg/l de aire espirado.

    Leer:   ¿Cuáles son los límites del derecho al olvido digital?

    En el caso de que los hechos se consideren delito, el conductor será detenido preventivamente por parte de las autoridades y denunciado por un delito contra la seguridad del tráfico, posteriormente se celebrará un juicio rápido y el Juez dictará sentencia. Podrá ser castigado con pena de prisión de 3 a 6 meses o con una multa y siempre con la prohibición de conducir entre uno y cuatro años (esta pena quedará reducida en un tercio si el acusado acepta los hechos).


    Cuando un conductor lleve indicios de haber ingerido bebidas alcohólicas o estupefacientes y ponga en peligro la vida o integridad de las personas, al circular con un exceso de velocidad desproporcionado respecto a los límites establecidos, será denunciado penalmente por un delito de temeridad manifiesta. En este caso, si la alcoholemia va unida al exceso de velocidad, la situación se agravará y el conductor será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses y privación del derecho a conducir por tiempo superior a uno y hasta seis años.


    A continuación los Agentes pasarán las actuaciones al Juzgado y el conductor será inculpado por un delito de temeridad manifiesta.


    ¿La prueba de alcoholemia a conductores es obligatoria? SI. El negarse a someterse a un control de alcoholemia es una infracción muy grave.


    ¿Dónde aparece regulado esto?


    En el Código Penal (art. 383) castiga como autor de un delito de desobediencia grave al conductor que requerido por el agente de la autoridad se negase a someterse a las pruebas legalmente establecidas con la pena de prisión de seis meses a un año, y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

    Leer:   Compañias de Seguro & Jurisprudencia

    ¿Cómo se tramita el juicio rápido de alcoholemia?:


    Cuando llegan las actuaciones al Juzgado procedentes de la comisión presunta de un delito de conducción bajo el efecto de bebidas alcohólicas, lo habitual es que se celebre un juicio rápido. Es muy probable que el abogado del acusado llegue a una conformidad con el Ministerio Fiscal, a la vista de que las pruebas de alcoholemia evidencian que su defendido superaba la tasa permitida, por lo que la mayoría de las veces, es aconsejable ese acuerdo previo al juicio, ya que de esta manera el acusado puede acogerse por ley a una rebaja de un tercio de la condena solicitada por el Ministerio Fiscal.


    Ejemplo de juicio rápido con conformidad: Si el Ministerio Fiscal solicita la condena penal por alcoholemia de multa de 6 meses y retirada del permiso de conducir por 1 año, el acusado puede mostrar su conformidad con los hechos antes de celebrar juicio y se le rebajaría por ley la condena en un tercio a la solicitada, es decir, se le impondría la pena de 4 meses de multa y 8 meses y un día de privación del permiso de conducir suponiendo además la anotación de antecedentes penales.


    La entrada del Nuevo Código Penal de 1 de julio de 2015, no ha modificado la pena por este delito.


    Este delito sólo puede cometerse por parte de los conductores. Quedan fuera del tipo delictivo por consiguiente, quienes no estén conduciendo ya que de este modo no se está poniendo en riesgo la seguridad vial. Tal es el caso por ejemplo de quienes aún no se han subido al vehículo, o no lo han puesto en marcha, o lo han abandonado hace tiempo.


    Fuentes:http://www.cea-online.es/reportajes/alcoholemia.asp


     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información