Algunos Aspectos de la Pensión Compensatoria y la División de Bienes en el Divorcio

ALGUNOS ASPECTOS DE LA PENSIÓN COMPENSATORIA
Y LA DIVISIÓN DE BIENES EN EL DIVORCIO

La Pensión Compensatoria es una cuantía periódica satisfecha por uno de los esposos al otro. Se trata de una prestación a priori neutral en cuanto al género, de forma que si se diesen las circunstancias que requiere la Ley, no habría inconveniente a que fuese la esposa quien abonara esta pensión al marido.


No obstante, en la práctica, y pese a que la Ley ampare esta neutralidad, es raro ver casos, en los que es la mujer quien ha de satisfacer esta pensión al ex marido.


Generalmente, de todos los asuntos que han de ser resueltos durante el Proceso de Divorcio, la Pensión Compensatoria, es tal ve el tema más litigioso, y sobre el que puede haber mayor disparidad de criterios, incluso en vía judicial.


Sin embargo, la tendencia actual, ha venido imponiendo una corriente de opinión que podríamos llamar mayoritaria, que establece que las mujeres pueden y deben valerse por sí mismas.

Leer:   DERECHO DE VISITAS Y PERNOCTA INTERSEMANAL. ¿CUÁNDO SE PUEDE LIMITAR?

Por tanto, podemos afirmar, que la Pensión Compensatoria, tiende a la desaparición y solamente se aplica, en la actualidad, con carácter temporal, muchas veces, de forma simbólica, y en otras ocasiones, viene a ser como un vestigio otras épocas.


Dicho esto, no quiere decir que no permanecan en la actualidad muchas Pensiones Compensatorias, bien pactadas hace años, o que fueron fijadas por los Jueces de manera vitalicia.


Por tanto, siguiendo con esta corriente de opinión, la tendencia judicial actual, es conceder esta Pensión Compensatoria, tiende a concederse por un periodo de tiempo cada ve menor, y por una cuantía inferior al propio estándar de vida, de que goarían estas mismas mujeres, mientras que el vínculo matrimonial seguía vivo.


En definitiva, esta pensión, es uno de los asuntos más difíciles sobre los que negociar de forma exitosa, en los Divorcios de Mutuo Acuerdo, puesto que se relaciona de forma directa, con el estilo de vida de las partes, y, normalmente, cuando no quedan reequilibradas, se genera un resentimiento de la parte que se considera agraviada.

Leer:   Comunicado el Divorcio: ¿Cómo actuar?

División de la Propiedad Conyugal:


Otro asunto del que hay que preocuparse durante el Proceso de Divorcio, será el de clarificar la titularidad de los diversos bienes del Matrimonio.


Al disolverse el vínculo, es preciso saber quién era titular de qué propiedades y acabar con cualquier reclamación que uno de los esposos tenga sobre las propiedades del otro.


Así, con la división de los bienes conyugales en el Divorcio, quedan perfectamente separados en dos lotes, los que pertenecen al marido y los que son propiedad de la esposa.


Dentro de la Propiedad Conyugal, quedarán incluidos cualesquiera bienes de valor que hayan sido adquiridos durante el Matrimonio, y quedando englobados dentro de este concepto, tanto los bienes muebles, como automóviles, joyas como los inmuebles, es decir, edificios, apartamentos, locales, pisos e igualmente los bienes intangibles como pensiones, derechos de marcas o patentes, acciones


Cualquier propiedad de los cónyuges poseída con carácter previo al Matrimonio, estará exenta de entrar en la división, pero puede darse el caso, de que haya propiedades que sean privativas de uno de los cónyuges, es decir que hayan sido compradas y puestas a nombre de uno de los esposos con anterioridad al Matrimonio, y hayan sido pagadas con rentas gananciales, y que al disolverse el vínculo, aunque el bien, en sí mismo, siga siendo privativo del que lo aportó, el otro siempre tendrá un derecho de reembolso sobre el mismo.

Leer:   Separación de Bienes: ¿Caben compensaciones entre cónyuges?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información