¿CUÁNDO Y PORQUÉ SE PUEDE HABLAR DE UN BUEN DIVORCIO?

Aunque pareca mentira, el Divorcio puede proporcionar la oportunidad de sanar una relación que ha sido, en muchas ocasiones, dolorosa o incluso destructiva. ¿Le suena esto imposible? Pues la verdad es que no lo es.

Si usted ha llegado a la conclusión, de que el Divorcio es su única salida, lo primero que deberá plantearse es como quiere realiarlo.

Esto quiere decir, si a través de un Divorcio de mutuo acuerdo o de forma contenciosa, es decir, sin proceso de colaboración entre las partes.

En un proceso contencioso, no existe ningún tipo de cooperación entre los cónyuges, y la actitud de las partes es antagónica, y, en definitiva, la comunicación no existe.

Sin embargo, lo normal y deseable, es que usted reconduca su situación a través de la colaboración y cooperación con su cónyuge. El resultado será satisfactorio para ambas partes.

En este proceso, usted tendrá la posibilidad de dejar a un lado su dolor, su enojo y su resentimiento, y contribuir a la curación de su relación.

Leer:   Legado de dinero de la abuela a favor de sus nietos

Un buen Divorcio, le enseñará a usted y a su cónyuge, a utiliar todas las herramientas existentes para poder interactuar de forma productiva y consultiva, y la cooperación de ambos padres, producirá efectos muy beneficiosos para todas las partes implicadas, incluidos los niños.

En un buen Divorcio, usted necesitará de herramientas para tratar de entender como debe tratar a la otra parte, con toda la dignidad y respeto que se merecen, y construir así un círculo de aprecio y reconocimiento, que fomente la situación colaborativa, que no ha existido durante su matrimonio.

Cuando usted piensa, en el proceso de Divorcio, como una oportunidad de sanación y crecimiento personal, no es que los problemas hayan dejado de existir, sino que en su lugar, se busca la solución de los mismos.

Un buen Divorcio, es aquél en el que usted y su cónyuge, deciden que no habrá ganadores ni perdedores, y que se puede poner punto final al ciclo del conflicto, de una manera cooperativa.

Leer:   VIOLENCIA DE GÉNERO, ¿QUIÉN ESTÁ LOCO?

Un abogado especialista en Divorcios, puede ayudarle a usted y a su cónyuge a conocer las herramientas más útiles para poder gestionar su experiencia y la de sus hijos, de la manera más satisfactoria posible, eliminando el dolor y el estrés propio de tal situación, y construyéndose situaciones que potencien la copaternidad.

De hecho, el grado de conflicto existente en un matrimonio, será con frecuencia el elemento de predicción más relevante, para determinar si es posible esa cocriana de los hijos, que siempre debería existir, después del fin de la relación matrimonial.

En los Divorcios no conflictivos, ambos padres se comunican, comparten información, analian las necesidades de sus hijos de la forma más constructiva posible y asisten a las actividades de los niños de forma conjunta.

Por el contrario, un Divorcio altamente conflictivo, conduce a situaciones nefastas, como son la criana de los hijos en “paralelo”, lo cual significará que los padres tienen un contacto mínimo, no se comunican bien, y cultivan relaciones exclusivas padre-hijo

Leer:   CUSTODIA COMPARTIDA: REGULACIÓN LEGAL

Fdo: aa-divorcios.com

Artículos relacionados

emanta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información