DEUDAS DE DIVORCIO Y CONVENIO REGULADOR

DEUDAS DE DIVORCIO
Y CONVENIO REGULADOR

Cuando los esposos proceden a separarse, es posible que hayan acumulado un Patrimonio de Bienes y Derechos a lo largo de su Matrimonio, que deban repartirse, pero también puede ser que para pagar los mismos, hayan tenido que solicitar créditos, y que alguno o varios de éstos, no estén completamente abonados.


Es evidente que todo lo positivo, así como lo negativo, tendrá que ser saldado y repartido entre ambos cónyuges, es decir, deberá ser asignado y tratado, de alguna manera, como parte del Acuerdo de Divorcio, y, de una forma u otra, ser plasmado en el Convenio Regulador del Divorcio, que finalmente integrará la Sentencia que dictará el Jue.


Entre estas deudas, deberéis incluir, todas las Tarjetas de Crédito, Hipotecas y Préstamos.


Si tú o tu esposa, soy propietarios de alguna Empresa, debéis aseguraros de que incluís cualquier garantía o aval personal, para los créditos de negocio, o para cualquier cuenta bancaria relacionada con el mismo.


Debéis tener en cuenta, tanto las deudas a tu nombre, como las que figuren a nombre de tu cónyuge, como las que estén a nombre de los dos.

Leer:   Divorcio Express Madrid

Estas deudas, reducen el valor de los bienes, e incrementan los gastos de la persona que los tiene que pagar.


Además las deudas en las que se incurre durante el Matrimonio, y que no se pagan en el momento del Divorcio, suelen crear problemas para uno o para ambos, después del mismo.


Desde el punto de vista del que se le debe dinero, es decir, el acreedor, una deuda en al que incurren ambos esposos, por ejemplo por haber comprado algo con una tarjeta de crédito, o con cuentas corrientes comunes, son responsabilidad de ambos.


Al acreedor, no le importa nada como sea el acuerdo de divorcio, simplemente, lo que quiere es que la deuda sea pagada, es decir, que la persona que prometió hacerlo, lo haga, o bien, que el pago sea realiado por un tercero en nombre de ésta, cosa que también es admitida por nuestro Derecho Civil Español.


Un ejemplo de esta situación, es cuando los esposos tienen Tarjetas de Crédito durante el Matrimonio, y uno de ellos, tiene la mala intención de utiliarlas durante el proceso de Separación o Divorcio.

Leer:   La orden de alejamiento de las víctimas de violencia doméstica

El que no ha incurrido en la deuda, no debería ser responsable, sin embargo, la compañía de la Tarjeta, al estar ésta a nombre de los dos, podría exigirle el pago, si la deuda no está pagada.


Es posible, además, para un acreedor, agarrarse a un usuario autoriado, es decir, un esposo autoria a su mujer, aunque ésta no sea la titular.


No obstante, pueden darse situaciones mucho más excepcionales que las descritas anteriormente, incluso con usuarios no autoriados, que no vamos a enumerar, pero que deberás tener cuidado y ser precavido.


Como puedes ver, el acreedor, lo que quiere es obtener su dinero y cobrar su deuda, de cualquier persona, que pueda ser considerado como responsable de la misma.


Esta es una de las raones por las que es imprescindible tomar todas las medidas preventivas posibles para protegerte a ti mismo, de los riesgos de un eventual uso excesivo de tu crédito durante el Matrimonio, y es el momento idóneo, para proceder a realiar el pago, de una forma u otra, de todas tus deudas, incluyendo las tarjetas de crédito, o por lo menos, repartir las deudas entre ambos.

Leer:   ¿CUÁNDO SE PUEDE SUSPENDER EL DERECHO DE VISITAS A UN PADRE?

Hay dos métodos para manejar o repartir las deudas: puedes imputar el pago de la deuda al esposo responsable o, hay otro método, que es más efica, y que consiste en pagar la deuda por completo antes del Divorcio.


Lo más efectivo, es que el acreedor releve al esposo no responsable del pago de la deuda de su responsabilidad, pero esto, es muy difícil que suceda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información