DOMICILIO CONYUGAL Y CONVIVENCIA MARITAL SOBREVENIDA DEL PROGENITOR CUSTODIO (1)

DOMICILIO CONYUGAL Y CONVIVENCIA MARITAL SOBREVENIDA DEL PROGENITOR CUSTODIO (1)


En España en los Procesos de Divorcio se suele atribuir el uso de la vivienda conyugal a los hijos, bien sea en Procesos de Mutuo Acuerdo o Contenciosos y todo ello en virtud del principio del bonus filii.


Como quiera que esta atribución plantea problemas para el cónyuge que no tenga la custodia de los hijos, que suele ser el padre, éste suele intentar el establecimiento de una clausula en el Convenio Regulador por el que se extinga el derecho de uso de la vivienda conyugal en caso de que la madre proceda a convivir maritalmente con tercera persona en ese domicilio.


La convivencia marital del progenitor custodio con una tercera persona puede tener determinadas repercusiones sobre el derecho de uso de la vivienda atribuida a los hijos.


A juicio de algunos expertos no existe obstáculo para la aprobación de clausulas contractuales incluidas en el Convenio Regulador por el que se extinga el derecho de uso por la convivencia marital del titular de ese derecho con una tercera persona en el domicilio familiar.

Leer:   Dos ejemplos del delito de violencia de género

Este sector doctrinal entiende que en caso de no haberse pactado en el Convenio la extinción del derecho de uso puede solicitarse y obtenerse dicha medida a través de un proceso incidental de Modificación de Medidas, al considerarse que la unidad familiar, a cuyo favor se hio la atribución ha quedado sustancialmente alterada en su composición.


Se ha generado por tanto una desafección de la vivienda familiar respecto del uso inicialmente atribuido.


Estos supuestos plantean en muchas ocasiones un problema de falta de equidad o de justicia material, pues todos hemos visto en la practicas casos realmente escandalosos e intolerables, en los que el cónyuge propietario exclusivo de una propiedad o de parte de una vivienda familiar, debe soportar estoicamente situaciones afrentosas y en cierto modo humillantes.


En este tipo de situaciones la convivencia marital sobrevenida en el domicilio conyugal de su ex mujer o ex marido con una tercera persona, que a veces ha causado la ruptura, no dejan de ser sonrojantes.

Leer:   Consejos para Tranquiliar a tus Hijos tras un Divorcio

Esa tercera persona que pasa a disponer gratis de alojamiento en la vivienda, mientras su propietario o copropietario debe seguir aportando las cuotas de la hipoteca de la vivienda y algunos gastos fijos.


El marido desalojado se ve obligado a vivir en una vivienda alquilada o compartida con terceros desconocidos o en última instancia recurrir al auxilio de sus padres o a la solidaridad de amigos para tener un techo en el que cobijarse.


La solución a estas situaciones de absoluta injusticia admite graduaciones, según que la vivienda perteneca a ambos cónyuges en copropiedad o enteramente al no custodio o un tercero.


En general la salida a este problema no puede ni debe encontrarse en la modificación o extinción de ese derecho de uso atribuido judicialmente a los hijos, sino por otros cauces legales más apropiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información