¿HAS ESTADO CASADO ALGUNA VE?

¿HAS ESTADO CASADO
ALGUNA VE?

Para poder decir que unas personas han estado casadas, ambos miembros de la pareja deben haber creado una relación de compromiso y complicidad, y que siempre debe exceder de haber tenido unos hijos o un domicilio común.

En muchas ocasiones, hay personas que a pesar de haber convivido durante varios años no han creado esa comunicación espiritual recíproca en la que se incluya un “nosotros” entre ambos miembros de la pareja.

Mucha gente que considera la opción de divorciarse, es decir, de extinguir su vínculo, realmente nunca tuvo un matrimonio, esencialmente porque lo que hubo fueron dos personas que convivían bajo un mismo techo, y que mantenían satisfechas sus necesidades conyugales; pero ambos carecían de la comunicación y complicidad necesarias que en cualquier pareja se quiere.

Podrían haber criado unos hijos y compartido un hogar, pero todo ello lo hacían desde una posición competitiva y separada, en lugar de hacerlo desde una posición homogénea y única.

Leer:   CÓMO EVITAR DESASTRES FINANCIEROS EN UN DIVORCIO

Pensaban: “quiero hacer esto o lo otro”, en lugar de plantearse “¿Es esto bueno para nosotros?”. Si nunca llegaron a desarrollar un genuino nosotros en su relación, este podría ser el momento para que te comprometas a hacerlo; o bien deberás admitir que nunca habéis llegado a entender el verdadero significado del matrimonio.

Juan llegó a comprender, después de haber estado autoanaliándose y pasándolo realmente mal que su matrimonio lo había sido únicamente de nombre, y ello a pesar de haber convivido durante catorce años con la misma persona. Comprendió que simplemente había estado viviendo con su mujer bajo una etiqueta y sin llegar nunca a tener entre ambos la estrecha conexión que conlleva el amor.

Los nombres de marido y mujer no les unían. Su rutina diaria consistía en riñas y discusiones, y sus acuerdos raramente duraban más de una semana.

Estos patrones de comportamiento se mantuvieron durante meses y años, hasta que Juan comprendió que realmente no estaba ni casado ni soltero, sino más bien en ninguna parte. Después de un tiempo de reflexión y deliberación, comenó su proceso de divorcio.

Leer:   ¿QUÉ ES LA CUSTODIA COMPARTIDA?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad