Razones por las que te pueden denegar el subsidio de desempleo

Se reclamaba el reconocimiento del subsidio de desempleo por agotamiento de la prestación contributiva con responsabilidades familiares.

Dicho reconocimiento fue denegado al considerar que en la fecha de solicitud del subsidio la solicitante no había cumplido 45 años, ni tenía responsabilidades familiares respecto de sus hijos, pues perciben rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional.

El Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, en su Sentencia de fecha 9 de julio de 2012, declara que, si bien la solicitante del subsidio ha agotado la prestación por desempleo, debe tener responsabilidades familiares, y no las tiene.

El artículo 215.2 de la Ley General de la Seguridad Social establece que “se entenderá por responsabilidades familiares tener a cargo al cónyuge, hijos menores de veintiséis años o mayores incapacitados, o menores acogidos, cuando la renta del conjunto de la unidad familiar así constituida, incluido el solicitante, dividida por el número de miembros que la componen, no supere el 75% del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias”.

En este caso, no puede aceptarse que la solicitante tuviese a cargo a sus hijos en el sentido expresado, pues el párrafo siguiente dispone que “no se considerará a cargo el cónyuge, hijos o menores acogidos, con rentas de cualquier naturaleza superiores al 75% del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias”, y, efectivamente, los hijos de la solicitante perciben rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional.

Los hijos de la solicitante perciben rentas (pensión de alimentos en cuantía de 475 euros al mes cada uno de ellos), que, ya se computen individualmente, o de forma conjunta, son superiores al 75% del importe del salario mínimo interprofesional establecido para el año 2009, que es de 468 euros al mes, por lo que no existen cargas familiares respecto de los hijos, y sólo si existiesen esas cargas, se podría efectuar el cómputo que propone la solicitante, o sea, dividir la totalidad de las rentas de la unidad familiar entre los componente de la misma, lo que no es posible por las razones ya expresadas.

Y, de otro lado, aunque la solicitante hubiese agotado la prestación por desempleo y careciese de responsabilidades familiares, no había cumplido cuarenta y cinco años de edad en la fecha de agotamiento de la prestación por desempleo.