La División del Hogar Familiar

LA DIVISIÓN
DEL HOGAR FAMILIAR

Hay diversas formas de abordar este asunto, ya que cada caso debe ser tratado de forma diferente, y cada pareja, en situaciones de Mutuo Acuerdo, puede llegar a tantas situaciones diferenciadas como la imaginación se lo permita.

Lo primero y más frecuente a considerar, sería la posibilidad u opción de la venta del inmueble, es decir, proceder a dividir la cantidad que nos han pagado por la casa entre las partes.

En segundo lugar, estaría la opción consistente, en que una de las partes, tuviese interés en adquirir la parte de la otra en el inmueble, en este supuesto, el problema que se nos plantearía sería cómo determinar un precio ajustado.

Ello, podría realiarse solicitando a tres Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, que tengan una adecuada reputación, que emitan un informe y que nos den un precio de mercado del piso, y a continuación, se halla una media aritmética de los valores propuestos, y esa podría ser la solución para el valor del inmueble.

Leer:   ¿En qué consiste la tácita reconducción en el contrato de alquiler?

La parte, que en principio, se quedase como único titular de la casa, debería obtener un nuevo crédito hipotecario, para eximir de cualquier responsabilidad a la otra y comprarle su parte, o, dicho de otra forma, el cónyuge que sale del domicilio, vende su cuota.

Dicho de otra forma, esa parte vendedora, a la que le es comprada su cuota, renuncia a cualquier interés que pudiese tener en el piso, en el momento en que la parte que se queda en el mismo, asume la totalidad de la hipoteca.

Como siempre, al hacer la refinanciación de las hipotecas, intervienen en todo este tipo de operaciones bancarias, las entidades financieras exigirán la renuncia del primer titular, es decir, el que vende, y que queden estas operaciones debidamente inscritas en el Registro de la Propiedad.

Otra posible tercera solución podría ser que las partes acuerden permanecer como titulares coindivisos hasta una determinada fecha o momento, por ejemplo, hasta que el hijo más pequeño cumpla 18 años, o acabe la Carrera, de tal forma, que en ese momento se determinará qué se hace con dicha propiedad, es decir, quién reciba la mitad de la participación, o si se decide vender la casa y repartir el dinero por mitades.

Leer:   La Incorrecta utiliación de los Capítulos Matrimoniales

Como puedes ver, las posibilidades son infinitas, pues solamente se ven limitadas por la imaginación de las partes y las de sus propios Abogados.

Con independencia de lo que realmente y al final se decida, de lo que siempre hay que asegurarse, es de que el Acuerdo sea lo suficientemente detallado, para evitar la mayoría de los problemas que se puedan prever, y, en lo que no debería de haber ningún tipo de confusión es sobre quién o quiénes deberán hacer frente al pago de la hipoteca, impuestos, seguros, así como los gastos que conlleve el inmueble hasta que éste sea efectivamente dividido y adjudicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información