LA RIVALIDAD ENTRE HERMANOS

LA RIVALIDAD
ENTRE HERMANOS

La rivalidad entre hermanos es un asunto complejo que evoca muchas dudas entre los padres, ya que en la mayoría de las ocasiones, no se está preparado para afrontarlo.

Pero la verdad sobre este asunto es que es un hecho normal, y como tal, debemos esperarlo, se trata de una parte natural del desarrollo de los pequeños, y por ello debe ser llevada de una forma controlada y respetuosas.

La rivalidad entre hermanos aumenta la habilidad del niño para resolver sus propios problemas, evaluar las situaciones y formarse una opinión sobre estas.

Desgraciadamente, cuando los padres permiten este proceso, se genera un foco de estrés adicional en sus vidas.

El asunto ha sido tratado ampliamente por la literatura infantil, que analia en profundidad los beneficios y problemas derivados de este concepto.

La conclusión a la que podemos llegar es, que si la rivalidad entre hermanos no se gestiona adecuadamente, podría producir en el niño sentimientos de rencor, odio y baja autoestima, perjudicando en su desarrollo y su capacidad para resolver problemas, en definitiva, para tener éxito en el futuro.

Leer:   CUSTODIAS CONFLICTIVAS

A continuación enumeraremos alguna de las habilidades que como padres se pueden desarrollar para aprovechar los beneficios y evitar los obstáculos de este tipo de situación:

• Desarrolla una esfera de respeto mutuo entre los niños. Ello les permitirá establecer una política de buenos modales, aprendiendo a comprometerse cuando es necesario, y a evitar la violencia.

• Mantente al margen, pero vigila con atención el grado de seriedad en esta pugna, que mantienen los pequeños. Cataloga cada situación en una escala de gravedad mental que te debes formar, y responde a la situación que se plantee en cada caso.

• No premies al hijo que te va con chismes.

• Tomate el asunto con tranquilidad, ya que te será mucho más fácil permanecer centrado cuando más preocupado estés.

• Evita jugar al juego de la justicia, y trata a tus hijos de forma independiente y de forma separada sobre las características y cualidades de cada uno.

• Enseña a tus pequeños habilidades para resolver problemas. Dales métodos de actuación y descubre que cosas podrían necesitar unos de otros, tratando de conseguir posibles soluciones a sus problemas.

Leer:   Consejos para Encauar el Enfado de los Niños en un Divorcio

En definitiva, deberás prestar atención a sus buenas cualidades y a lo que especifico en cada uno de ellos, y recuerda que es cosa suya el llevarse bien.

Tu trabajo como padre es realiar un papel como modelo, promoviendo sus sentimientos y desarrollando líneas de comunicación con cada uno de ellos que, en definitiva, desarrollaran su respeto mutuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información