La sustracción de menores, cuidado en verano

El verano es la temporada alta en los casos de sustracción de menores. La sustracción de un menor se da cuando un menor es trasladado ilícitamente a un país distinto de donde reside habitualmente, violando el derecho de custodia atribuido a una persona o a una institución, o en aquellos casos en que el padre o la madre se haya trasladado con el menor para residir en otro país, e impida al otro progenitor que tenga atribuido el derecho de visita ejercitarlo.
El principal instrumento internacional para proteger a los niños de los dañinos efectos de los traslados y retenciones ilícitas transfronterizas es el Convenio de La Haya de 1980 sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores. Este tratado multilateral es firmado por 92 Estados.


El convenio no pretende involucrarse en cuestiones de custodia, sino que hace efectivo el principio de que todo niño que ha sido sustraído debe ser reintegrado inmediatamente al Estado de su residencia habitual. Una vez que el niño es restituido, las autoridades locales pueden determinar donde y con quien deberá vivir.

Leer:   ¿Cuándo procede la expulsión y cuándo la sanción del extranjero en situación irregular?

Por otro lado el Convenio de La Haya de 1980 también ha sido diseñado para asegurar la protección de los derechos de visita.


Todos los países firmantes del Convenio son obligados de nombrar una Autoridad Central para estas cuestiones que forma parte del Ministerio de Justicia de cada país.


Una vez que se produzca el caso de sustracción, el progenitor custodio ha de presentar la SOLICITUD ante la Autoridad Central la que requiere a la Autoridad Central del país en el que se supone que se encuentra el menor para su restitución en el plazo de 6 semanas. En la solicitud han de constar, entre otros, los datos del menor, datos del solicitante, motivos de reclamación e información sobre lugares donde puede estar el menor. Es conveniente aportar a dicha solicitud la certificación de Autoridad Central del país requirente, o de otras instituciones del lugar de residencia habitual del menor, donde conste la prueba de que el solicitante tuvo la custodia del menor y que el menor tuvo su centro de vida en el país requirente.

Leer:   Eres regante o Comunidad de Regantes, te interesa saber...deudas y sus consecuencias

En el caso de que la restitución no se produzca en dicho plazo existe la posibilidad, de oficio o a instancia del solicitante, de solicitar al país requerido que exponga los motivos de no restitución en el plazo señalado por el Convenio.


La solicitud puede ser rechazada por el país requerido en el caso de que
se demuestra que el progenitor solicitante no ejercía la custodia
existe un grave riesgo de restitución que ponga en peligro estado físico o psíquico del menor.
En algunas ocasiones se tiene en cuenta la oposición del menor a la restitución


La solicitud ha de ser realizada en el plazo de 1 año desde que se produjo la sustracción, para evitar los daños psicológicos del menor quien pasado este tiempo pueda establezca su vida en otro lugar. El convenio es de aplicación hasta que el menor alcance los 16 años.


La finalidad del Convenio es la restitución inmediata del menor a su país de la residencia habitual y no la regulación de las cuestiones de quien ha de ejercer custodia del mismo, ya que son las autoridades locales que han de determinar donde y con quien debería de convivir el menor, en caso de España, el Juzgado de Familia del lugar de residencia habitual del menor.

Leer:   Derecho Mercantil

Fuente Unión Europea Legislación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información