LOS RIESGOS OCULTOS DEL AIRBAG Y LAS VISERAS DE SOL EN LOS ACCIDENTES DE AUTOMÓVIL

LOS RIESGOS OCULTOS DEL AIRBAG Y LAS VISERAS
DE SOL EN LOS ACCIDENTES DE AUTOMÓVIL

La combinación, durante un accidente, de la visera de sol y el airbag puede resultar considerablemente peligrosa. En algunos modelos de automóvil se ha constatado que la activación de éste en caso de colisión podría provocar que aquella saliera disparada, con el riesgo que ello podría suponer para el conductor.

Se trata de sucesos esporádicos, pues los automóviles son sometidos a prolongados periodos de prueba para cerciorar que resultan plenamente seguros para sus ocupantes. Sin embargo, algunos modelos de diferentes marcas han evidenciado un cierto defecto de diseño en este sentido.

María se disponía a aparcar su automóvil en una superficie comercial. Llevaba la visera bajada puesto que estaba atardeciendo, para proteger su vista frente a cualquier deslumbramiento. En un descuido golpeó con la parte frontal de su coche contra un pequeño poste, y pese a la reducida velocidad el airbag se activó.

Leer:   NEGLIGENCIAS MÉDICAS.

Debido a la enorme fuera con que éste se accionó, colisionó contra la visera bajada haciendo que ésta saliera despedida hacia delante, impactando entonces de forma súbita contra su rostro y haciéndole perder la visión en uno de sus ojos.

La fuerza del golpe hizo que uno de los amarres de la visera no aguantara debidamente la violencia del impacto, haciendo que ésta se soltara súbitamente de ese lado y ocasionando esa grave lesión a María.

» Responsabilidad por defectos en el diseño

Este caso supone un clarísimo ejemplo de cómo los defectos en el diseño de los productos que son comercializados pueden ponernos, en momentos dados, en situaciones de grave riesgo para nuestra salud e integridad física.

Resulta previsible que cuando tiene lugar una colisión, activándose así el airbag, el conductor podría llevar su visera de sol bajada para evitar deslumbramientos. Por ello cualquier diseño de la misma debería incluir el empleo de materiales y anclajes resistentes que evitaran que pudiera soltarse de alguno de sus lados.

Leer:   VENDEDORES DE LA ONCE: COMPATIBILIDAD CON INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA

En aquel caso particular, y ante la gravedad de su lesión ocular, María decidió interponer una reclamación por daños derivados de ese producto defectuoso. Una ve practicadas las correspondientes pruebas periciales se constató que, efectivamente, ese modelo particular de automóvil presentaba fallos en su diseño.

Así, el Tribunal estimó su demanda y le concedió una indemnización que, si bien nunca podría devolverle la visión en ese ojo lesionado, sí le permitiría compensar, al menos en parte, el daño sufrido en ese trágico suceso.

Todos tenemos derecho a poder emplear de manera segura los productos que adquirimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información