PASAR DE LA BAJA A QUE SE RECONOCA UNA INVALIDEZ PERMANENTE

PASAR DE LA BAJA A QUE SE
RECONOCA UNA INVALIDEZ PERMANENTE

Nuestra Ley General de Seguridad Social establece para la Incapacidad laboral temporal, la comúnmente denominada “baja médica”, un periodo de duración máximo ordinario de doce meses, pudiendo prorrogarse ésta por seis meses más hasta los dieciocho, si se espera que con ello el paciente va a experimentar una mejoría en su condición de salud, pudiendo obtener el alta.

Tras el plazo de doce meses, o bien después de los dieciocho meses, si no se hubiera producido mejoría alguna en el paciente, los organismos de la Seguridad Social procederán a evaluar su estado. El objetivo es evidente: determinar si la persona se encuentra en una situación cronificada e irreversible y sus lesiones son determinantes de invalide o si, por el contrario, podría ser dada de alta en el momento actual o en un futuro próximo.

En la realización de esa evaluación médica del trabajador se tendrán en cuenta las posibles limitaciones con que definitivamente pudiera quedar tras su periodo de convalecencia, y su impacto en la realización de su oficio habitual de manera productiva y sin que de ello resulte un peligro para sí mismo o para sus compañeros.

Leer:   NEGLIGENCIA MÉDICA POR DIAGNÓSTICO ERRÓNEO DE UN INFARTO

De aquí podrían darse diversas posibilidades:
- Si se constatara que el paciente ya ha recobrado su salud tras el periodo prolongado que ha permanecido de baja, se procedería a darle el alta médica, dejando de recibir así la prestación por incapacidad temporal.

- Si se considerara que el paciente se encuentra en proceso de mejoría, aunque necesita que el tratamiento médico se prolongue por más tiempo, excepcionalmente se le podría permitir continuar de baja y percibiendo la prestación hasta los veinticuatro meses, plazo máximo admitido por nuestra Legislación para esta situación tan sui generis.

- Finalmente, si la condición del trabajador, evidenciada con ese examen médico, indicara que no ha habido mejoría alguna y la considera susceptible de Incapacidad, la propia Seguridad Social procedería a declarar su Invalidez Permanente en alguno de sus diferentes grados previstos por la Normativa, en función de su gravedad.

Hay que señalar que en la práctica la Seguridad Social es muy reacia a reconocer esa Invalide en estos exámenes médicos realizados al final de los plazos (esto es, a los doce y a los dieciocho meses), con lo que lo más frecuente es que el trabajador sea dado de alta.

Leer:   PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

Así, podría ocurrirte que, sin estar plenamente recuperado o estando tu condición física tan genuinamente mermada que lo más adecuado fuera que obtuvieras la invalidez, después de estos periodos fueras dado de alta sin realmente estar preparado para ello, encontrándote entonces lesionado y al mismo tiempo sin una prestación adecuada.

La única posibilidad que tendrías entonces sería reclamar contra esa decisión, para lo cual podría ser lo más conveniente que tuvieras a un abogado especialista a tu lado, pues él sabrá como orientar tu caso de cara a conseguir el mejor resultado posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información