¿Por qué puede ser conveniente disponer de un Acuerdo Prematrimonial?

¿Por quÉ puede ser conveniente
disponer de un Acuerdo Prematrimonial?

Hasta hace unos años, la Institución Matrimonial se concebía como un Contrato de por Vida.

Sin embargo, desde la aparición e implantación, a partir de 1981, de la figura del Divorcio en España, se ha generado un cambio de tendencia en los hábitos y mentalidad de muchos españoles, que ya no ven esta Institución como antaño.

El creciente incremento de las rupturas de Pareja y consiguientes nuevas relaciones, ha hecho que muchas de ellas, se planteen, tras un primer fracaso, una nueva forma de regular su futuro Matrimonio, para impedir, fundamentalmente, que las posibles crisis que sufra la relación, puedan perjudicar los Patrimonios adquiridos con anterioridad.

De qué forma y a través de qué herramientas jurídicas, se pueden valer, es el núcleo central del presente artículo. Nos estamos refiriendo a los Acuerdos Prematrimoniales.

Éstos, no solamente sirven para las segundas nupcias, sino también para las Parejas que se encuentren ante un primer Matrimonio, y su nota fundamental, es su Carácter Preventivo, pues tratan de regular las consecuencias de una posible ruptura matrimonial por Separación o Divorcio.

Leer:   ¿CÓMO SE SOLICITAN LAS NULIDADES MATRIMONIALES?

Aunque todos estamos acostumbrados a considerar este tipo de Contratos, como aplicables únicamente a las Estrellas de Hollywood, su aplicación en la práctica, se puede hacer extensiva a muchas más personas, de las que, en un primer momento, pudiésemos imaginar.

Tal es el caso del Pequeño Empresario que desea proteger el Patrimonio adquirido con anterioridad a su Matrimonio, frente a unas segundas nupcias, como el caso del Heredero de una pequeña Empresa, o una brillante ejecutiva, que abandona su carrera profesional para dedicarse, en exclusiva, al cuidado de su familia.

Estos casos, podrían seguir pareciéndonos extremos, pero, aparte de los mismos, existen innumerables casos en la práctica, mucho más cercanos a la realidad, como los de aquéllos que pretender proteger un Patrimonio preexistente, sus bienes muebles e inmuebles, o simplemente obtener una futura satisfacción económica, ante una posible ruptura matrimonial.

¿Qué entendemos por Acuerdo Prematrimonial?

Podemos establecer, que es un Contrato Jurídicamente Vinculante, suscrito por una Pareja, que expresa con claridad y precisión, qué es lo que pasará con sus ingresos y sus bienes, mientras dure el Matrimonio, y lo qué es más importante, qué ocurrirá con los mismos, en caso de disolución matrimonial por Separación, Divorcio o Muerte.

Leer:   El Fraude Rampante de la Paternidad

¿Qué rasgos característicos tienen?

Las características de este tipo de Contratos, deben estar inspiradas por la sencille, aunque no por la simplicidad, ya que dependerán del contenido esencial del mismo, que podrá ser, desde muy ligero, a una gran complejidad.

Los Acuerdos, deben realiarse siempre por Escrito, con la finalidad de que quede constancia para el futuro de lo pactado por ambas partes, con independencia de que la negociación haya sido llevada a cabo a lo largo del tiempo y en diferentes fases.

Así mismo, serán siempre voluntarios, sin ningún tipo de violencia ni intimidación o presión.

Deberán estar firmados por ambas partes, y es aconsejable su redacción por un Abogado, a fin, de adaptar la situación concreta de los futuros contrayentes a cada caso en particular, sin que sea de mucha utilidad, el utiliar formularios estándar preestablecidos.

Lo anteriormente expuesto, no es obstáculo, a que los futuros contrayentes puedan realiar un borrador con todos los puntos de encuentro donde han llegado a soluciones consensuadas, las cuales, con un Asesoramiento Jurídico correcto, podrán ser matiadas, desarrolladas y completadas.

Leer:   LAS DISTINTAS FASES PSICOLÓGICAS DEL DIVORCIO

Una ve redactados, consensuados y firmados, los Acuerdos Prematrimoniales, se elevarán a Escritura Pública Notarial.

Tanto las conversaciones como su posterior negociación, es conveniente y aconsejable, que se realicen con tiempo y anterioridad suficientes a la celebración de la Boda.

La finalidad de todo ello, es evitar, que pueda ser interpretado maliciosamente con posterioridad, por cualquiera de los Cónyuges, quedando las bases del Contrato, perfectamente establecidas, restringiendo al máximo posible las dobles lecturas o la subjetividad en beneficio propio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información