PREPARÁNDOTE PARA NEGOCIAR LA CUSTODIA DE LOS HIJOS

PREPARÁNDOTE PARA NEGOCIAR
LA CUSTODIA DE LOS HIJOS

Cuando una relación matrimonial acaba en divorcio, normalmente puede discutirse por los alimentos, pensiones compensatorias o quién se quedará con el piso. Pero la custodia de los hijos suele ser el tema estrella en cualquier proceso de separación o divorcio.

En el caso de que optes por un divorcio de mutuo acuerdo es bueno que le des una oportunidad a la negociación con tu cónyuge en lo que respecta al régimen de vuestros hijos. El grado de preparación que necesites dependerá normalmente del tipo de negociación que realices.

Así, si lo que pretendes es tener una breve conversación, sin tocar elementos esenciales, no necesitaras demasiada preparación. Pero si lo que pretendes es alcanar un acuerdo la cosa no será tan sencilla, ya que deberás haber planificado previamente cuáles son tus puntos esenciales y cuáles son los menos relevantes.

Cuando el matrimonio está quebrado y has optado por la vía de un acuerdo colaborativo con tu cónyuge, el primer problema que se te planteará es quién negociará la custodia de tus hijos. La respuesta puede ser que tú estés capacitado o que necesites el auxilio de un tercero, como podría ser el abogado que hayas elegido.

Leer:   ¿ES LA CUSTODIA COMPARTIDA LA MEJOR OPCIÓN?

Si optaras por negociar tú mismo, la ventaja que tendrás es que podrás ser mucho más flexible ante cada una de las respuestas que debas dar a cada una de las situaciones planteadas, ya que nadie como tú conocerá las interioridades de tu matrimonio.

La cara negativa de esta opción es que posiblemente no tendrás experiencia alguna en negociaciones ni serás la persona más capacitada, por lo que no podrás evaluar las fortaleas y debilidades de tu propia posición.

Tampoco sabrás tratar el clásico dilema de cualquier negociación, consistente en optar entre una negociación de carácter cooperativo, o por el contrario, en otra fórmula más competitiva en que trates únicamente de garantiar tus beneficios personales.

¿Qué se puede negociar en una batalla por la custodia?

El siguiente paso será seleccionar los puntos que quieras negociar. Y si bien hay una tendencia natural a concentrarte en ciertos aspectos específicos podrías dejar cabos sueltos, aunque sea de forma involuntaria.

Leer:   ¿ COMO AFRONTAR TU PRIMERA VISTA JUDICIAL ?

Si contratas a una tercera parte para negociar en tu nombre, lo normal es que le confíes todos los puntos esenciales que quieres que se debatan, y cualquier hecho que pueda estar relacionado con los mismos.

¿Cuándo habrán de llevarse a cabo las negociaciones?

Si no eres una persona especialmente preparada para la negociación, o si la otra parte no está demasiado receptiva, difícilmente podréis llegar a un acuerdo. O lo que es aún peor, si no sabes llevar bien la situación, podrías llegar incluso a comprometer tu posición, mostrando demasiado pronto cuáles son tus cartas.

Los negociadores experimentados manejan con gran inteligencia el criterio de la oportunidad, lo cual es esencial para el éxito de tu divorcio.

En conclusión, si no te encuentras excesivamente capacitado para poder llevar a buen término las negociaciones sobre la custodia, lo idóneo será que encomiendes tu defensa a un profesional experimentado como puede ser el abogado encargado de defender tus intereses personales en el proceso judicial.

Leer:   CONFLICTOS MATRIMONIALES: Distingue y clasifica el tuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información