REFLEXIONEMOS SOBRE LA CUSTODIA DE LOS HIJOS

REFLEXIONEMOS SOBRE
LA CUSTODIA DE LOS HIJOS

Cuando se otorga la Custodia de los hijos a uno de los progenitores, el otro siente en ocasiones, que va a perderlos, puesto que ostentar el título de padre, sin poder ejercerlo es duro y doloroso.

Debéis pensar que aun cuando uno de vosotros será el que habitualmente ejera el control sobre los hijos, y, en consecuencia, resida con ellos de forma continuada, ambas figuras deben estar presentes en su vida.

De tal forma que lo más recomendable es que fijemos un Régimen de Visitas amplio y flexible, que permita una relación total entre el hijo y el Cónyuge no custodio. Es conveniente atender a todas las circunstancias como horarios de los Menores, de los padres, y no caer en el tópico de fines de semana alternos, puesto que, en ocasiones, el progenitor puede tener que trabajar en días festivos, pudiendo trasladar las visitas entre semana.

Asimismo es importarte tener en consideración que los Menores disfrutan de un período estival prolongado, y que en ese lapso de tiempo deben ser ambos Cónyuges los que se ocupen de ellos. Deberemos prever que existen otros momentos vacacionales de los Menores que deberán ser repartidos de forma equitativa, Semana Santa, Semana Blanca etc.

Leer:   10 CONSEJOS PARA AYUDAR A TU HIJOS DURANTE EL DIVORCIO

No olvidéis que el interés, más necesario a proteger, es el de los hijos, y un Acuerdo en esta materia permitirá un adecuado desarrollo psico-social del Menor.

Para lograr este objetivo, lo mejor es llevar a cabo la Separación por cauces amistosos. El problema surge cuando el Proceso va a ser Contencioso, puesto que en estos casos suelen existir grandes dosis de enfado, desconfiana y desaprobación entre ambos miembros de la pareja, y la tendencia a usar a los hijos como moneda de cambio.

No obstante, deberemos hacer un esfuero por consensuar o permitir la máxima comunicación entre padres e hijos, aun cuando existan divergencias en el resto de las medidas que conformarán vuestra Separación.

Los niños tienen el derecho de conocer y querer a ambos.

No lograr un Acuerdo en este ámbito puede llevarnos a situaciones diversas, entre ellas podemos destacar las siguientes:

1 • Si “castigamos” al otro Progenitor con un Régimen de Visitas muy breve, o sin posibilidad de cumplimiento, seguramente éste desaparecerá de la vida del niño, y se ocasionará sufrimiento no sólo al otro cónyuge, sino a la figura más importante, los Menores.

Leer:   ¿CÓMO FUNCIONA LA MEDIACIÓN MATRIMONIAL?

2 • Si por el contrario, el Cónyuge No Custodio no se involucra en la criana y educación de los hijos, éstos terminarán por alejarse de él.

Ambos debéis dejar de un lado vuestras diferencias y permitios ostentar vuestra condición de padres. Actitudes contrarias a estos fines os pueden acabar pasando factura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Consultasderecho.com. Utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia en la página web y garantizar un rendimiento impecable. Más información