Tras el Divorcio: Elementos que dificultan la superación del Duelo en los Niños

TRAS EL DIVORCIO: ELEMENTOS QUE DIFICULTAN
LA SUPERACIÓN DEL DUELO EN LOS NIÑOS

A continuación expondremos una serie de factores que pueden entorpecer el Proceso de Duelo en tus hijos y que pueden servirte de guía como padre, a la hora de acompañar a tus hijos en la elaboración de la pérdida:

• Las esperanas de reconciliación de los padres, que pueden ser alentadas por los propios padres, sin darse cuenta.

A este respecto, el proceso, está íntimamente relacionado con el propio duelo de los mismos padres, y puede contribuir a aplaar el afrontamiento de la pérdida.

• También puede ser debido a trastocar al mínimo la rutina de los hijos. Así la pareja, por el temor a sacar al niño de su rutina, puede pasar tanto tiempo en el domicilio familiar, que crean confusión y desorientan al pequeño, ya que no acierta a ver la diferencia entre el antes y el después de la separación de sus padres.

Así, sin renunciar a pasar el mayor tiempo posible con los hijos, conviene que los padres distingan claramente los dos hogares que tras el Divorcio van a conformar la nueva realidad.

Leer:   Cómo podemos ayudar a Nuestros Hijos a superar el Duelo del Divorcio

Se trata, en definitiva, de facilitar el afrontamiento de la pérdida y su posterior aceptación.

• Los conflictos de lealtad hacia los padres, que generan sentimientos contradictorios hacia uno o varios progenitores, dificultando su adaptación a las nuevas circunstancias.

•No participar en los preparativos que conllevan los cambios que seguirán a la separación.

Con frecuencia, los padres, con intención de ahorrar molestias a los hijos, no cuentan con ellos para preparar una mudana, no obstante, si los hijos viven cerca, estos preparativos pueden ser de utilidad, ya que éstos, pueden actuar a modo de ritual y facilitar la transición de una etapa a la siguiente.

• El exceso de cambios en su rutina, que supondrán un exceso de pérdidas y la imposibilidad de que sean elaboradas.

Por ello, se recomienda no producir más alteraciones de las necesarias en la vida de los hijos; así, tal ve sea conveniente desestimar o aplaar, un cambio de escuela, o un cambio de ciudad, etc.

Leer:   LA RIVALIDAD ENTRE HERMANOS

• La negación de la nueva realidad, por padres, amigos, etc. En ocasiones el propio entorno inmediato, con ánimo de proteger al niño, actúa como si nada hubiese ocurrido.

Lejos de facilitar las cosas, se complica al niño la aceptación de la pérdida.

• El duelo patológico de los padres, dificulta, sin ningún tipo de duda, el duelo de los propios niños.

• La prohibición de la propia emoción de la tristea por parte de los propios padres o del entorno del niño impidiendo que éste manifieste su pena y pueda aceptarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad